Si no estás tratando de ser diferente en tus contenidos, estás en el camino equivocado.

 

La diferenciación se trata de varias cosas. En primer lugar, se trata de qué decís. Tenés que hablar sobre tu ventaja competitiva en tu mercado, por qué tus clientes acudieron a vos y por qué siguen con vos. Y un factor clave es la forma de tu mensaje: si tu contenido es opaco y triste, tus videos aburridos o tus infografías no tienen sentido, no se va a destacar.

 

En segundo término, tenés que diferenciar por audiencia. Para venderle a tu cliente, necesitás comprender las necesidades de todos en el grupo de compras y eso se aplica igualmente a marketing. Cada compra B2B significativa está influenciada por varias personas que conforman el grupo de compras. Cada actor de ese grupo tiene necesidades específicas que deben ser resueltas antes que tu vents se cierre. Lo que tienes que publicar son contenidos que ayuden a tu audiencia a comprender exactamente cómo tu producto o servicio va a satisfacer todas y cada una de sus necesidades, incluso aquellas que todavía no están 100% definidas.

 

Tercero, también debes diferenciar por canal. El mismo mensaje se debe adaptar para emails, LinkedIn, redes sociales y publicaciones de blogs o cualquier otro canal que uses. Idealmente, debes diferenciar mediante medidas más sofisticadas y efectivas, como la propensión a comprar o la frecuencia de compra de las audiencias de cada canal.

 

Tomando en cuenta que muchos marketineros creen que están realizando un trabajo mejor que el  que realmente están desarrollando, sólo la mitad de esos profesionales creen que sus contenidos sobresalen por encima de los de su competencia!!  No te parece sorprendente?

Según nuestro estudio, el 38% de las personas que están haciendo Marketing de Contenidos, cree que su contenido es comparable al de su competencia. Entonces la reflexión sería: ¿De qué manera estos profesionales de marketing esperan que los clientes y los posibles leads interactúen y crean en su contenido si ellos mismos no creen en él?

Las personas que participaron de la investigación claramente entendían el valor de la diferenciación en términos del viaje de compra del cliente y, consecuentemente, ganar nuevos clientes.  Extrañamente no aplicaron el mismo concepto a retener los clientes actuales o para mostrar consistencia en establecer una clara diferencia con la oferta de los competidores.  Si no sos diferente de tu competencia, por qué los clientes deberían cerrar negocios con vos?

 

Armá una estrategia de diferenciación de contenidos, estableciendo objetivos de aceptación y conversión de los visitantes de tu página o los lectores de tus posts en redes.  Es una estrategia que siempre va a dar frutos positivos.

Figura 1.

¿Cómo calificarías el contenido que produces en comparación con tus competidores en tu industria?